Protección de datos.

Si bien en Internet se ofrece la posibilidad de introducir información personal o empresarial (correos electrónicos, nombres, direcciones), es totalmente voluntario que el usuario revele este tipo de datos. Se permite el uso y el pago de todos los servicios ofrecidos — siempre que sea técnicamente posible y razonable — sin especificar ningún dato personal o bien especificando datos anónimos o un bajo un seudónimo.